Microcemento para el suelo

Los suelos de microcemento son mucho más que un revestimiento que aporta elegancia y distinción. La apuesta por este material garantiza dureza, resistencia a los golpes y facilidad de limpieza.

Es un revestimiento decorativo continuo que combina practicidad y estética a partes iguales. Su facilidad de aplicación se traduce en una superficie continua sin juntas que crea una mayor sensación de amplitud y un acabado moderno y vanguardista.

Sus posibilidades de aplicación tanto en espacios interiores como exteriores permiten crear pavimentos que se adaptan a cualquier soporte y estilo decorativo. El microcemento en suelos permite revestir superficies de forma duradera y con un alto nivel de personalización.

Ventajas del microcemento en el suelo

Apostar por un estilo de espacios abiertos y continuos nos lleva a pensar directamente en los baños de microcemento, un material que permite renovar este espacio íntimo sin las molestias habituales que causa el desescombrado. La aplicación del microcemento se hace sin generar incómodas nubes de polvo y sin necesidad de emprender proyectos de reforma que se alargan en el tiempo.

Microcemento en el baño en medio de una decoración con tonos oscuros en las paredes

Galería de microcemento en suelos

Microcemento en el baño en medio de una decoración con tonos oscuros en las paredes
Microcemento en el baño en medio de una decoración con tonos oscuros en las paredes
Microcemento en el baño en medio de una decoración con tonos oscuros en las paredes

Acabados de microcemento en suelo

Los suelos de microcemento admiten diferentes tipos de texturas en función del acabado que se desea obtener. En el caso de un suelo de interior es habitual apostar por una textura de grano medio que aporta una mayor resistencia que el grano fino, más habitual en paredes.

Para pavimentos de exterior, la textura de grano grueso es la mejor solución. Con esta textura se consigue un acabado rugoso y un estilo pétreo. Es la apuesta perfecta para revestir porches y terrazas con un aspecto natural.

Los acabados de microcemento también en varían en función del barnizado que se aplique al pavimento. Hay selladores que otorgan altos niveles de brillo, brillo medio o un brillo bajo. La elección de una terminación u otra depende de las necesidades del proyecto o del ambiente que se quiera lograr en la estancia.

El acabado brillo potencia el color de la terminación generando un efecto espejo que realza la superficie.

Los acabados mate no cambian el color del pavimento y apagan sutilmente la coloración de la superficie. No reflejan la luz o lo hace de forma mínima.

El acabado satinado está a medio camino entre el acabado brillante y el mate. Puede oscurecer o aclarar el tono final del revestimiento.

Los acabados supermate ofrecen mucho menos brillo a la superficie. Está pensado para lograr un aspecto sencillo.

Más allá de texturas y acabados, la aplicación del microcemento es un proceso artesanal que permite conseguir diferentes efectos en función de la técnica empleada y de las herramientas que se utilicen.

Cuidado de los suelos de microcemento

El mantenimiento y la limpieza de un suelo de microcemento es sencillo. Su cuidado es similar al de un suelo de parquet y solo se necesita un paño húmedo y jabón PH neutro para limpiar el revestimiento.

Para conservar el microcemento en buen estado también es aconsejable que se apliquen ceras especiales diluidas en agua, lo que permite que conforme se va fregando el suelo se añada una capa de protección. Tendrás limpieza y además le darás un aspecto más brillante al suelo.

Es importante limpiar las manchas puntuales para evitar que se incrusten en la superficie.

En la limpieza de los suelos de microcemento hay que evitar el uso de productos abrasivos y limpiar los líquidos que se derramen antes de que se sequen.

Aplicar cera de mantenimiento periódicamente para proteger el pavimento y no dejar agua estancada, especialmente en superficies exteriores.

No arrastrar sillas y muebles sin protecciones de goma.

En espacios exteriores hay que aplicar el sellador de forma periódica según el uso de la superficie.

Baño de microcemento con tonos claros en un ambiente limpio y natural

Materiales que combinan con los suelos de microcemento

La versatilidad del microcemento como revestimiento decorativo lo convierte en un material perfecto para combinarlo con una amplia gama de materiales. Es el producto pensado para revestir superficies y crear ambientes de diseño 100% personalizados. ¿Qué materiales son sus mejores aliados?

Microcemento y metal

La combinación de microcemento y metal se traduce en estancias que respiran armonía y elegancia. Aunque ambos materiales pueden transmitir sensación de frialdad, combinarlos es una apuesta de éxito para crear espacios con personalidad y que transmiten sofisticación.

Baño de microcemento con tonos claros en un ambiente limpio y natural
Baño de microcemento con tonos claros en un ambiente limpio y natural

Microcemento y piedra natural

La combinación del microcemento con la piedra natural es un clásico que nunca pasa de moda, aunque se trata de dos materiales opuestos. Es una buena manera de integrar diferentes estilos decorativos para preservar el encanto de lo natural. La belleza rústica adquiere una nueva dimensión y una mayor resistencia.

Microcemento con madera

La relación entre el microcemento y la madera es la de dos materiales que combinan bien por separado. No se puede mezclar pero sí pueden convivir en la misma estancia logrando resultados decorativos espectaculares. Son materiales opuestos en dureza, calidez y tacto, pero su combinación es la mejor receta para conseguir ambientes únicos.

Baño de microcemento con tonos claros en un ambiente limpio y natural
Baño de microcemento con tonos claros en un ambiente limpio y natural

Microcemento con baldosas hidráulicas

La aplicación de microcemento es una apuesta por la ausencia de juntas y las superficies continuas, pero su combinación con las clásicas baldosas hidráulicas crea un contraste atractivo para darle un sello propio al pavimento. La presencia de ambos materiales en la misma estancia se traduce en una decoración práctica, natural y confortable.